El PEST y el PES, partidos políticos centaveros #Opinión #SinReservas @AlexGomezMx

Por: Alex Gómez

 

Dos de los apéndices de Morena en Tlaxcala, resultaron tan centaveros como sus dirigentes que sólo se llevaron al baile a sus candidatos para hacerles el flaco favor de acarrear sus votos a la gobernadora electa.

Y es que en la lógica, la mayoría (si no es que todos) los partidos políticos salen a campaña a conquistar los votos de los electores, pues es su materia prima para la subsistencia y permanencia, además de disputar las jugosas viandas mensuales que les son otorgadas vía la autoridad electoral que llegan a sus bolsillos con el nombre de prerrogativas.

Pero en Tlaxcala, las cosas funcionaron al revés, las dirigencias estatales de los partidos Encuentro Social Tlaxcala (PEST), cuyo propietario es el teibolero José Luis Garrido Cruz, diputado con licencia que se fue de candidato pluri, desde luego en la primera posición de su mal logrado partido, ni alcanzó la pluri y corre el grave riesgo de perder el registro.

En el caso del Partido Encuentro Solidario (PES), que de solidario no tienen nada, cuya franquicia pertenece a Hugo Eric Flores Cervantes, un sujeto que usa la biblia para esconder sus propios intereses de poder y de servicio al autoritarismo de Palacio Nacional, y bajo trato en lo oscurito, concedió licencias en 3 entidades de México, entre ellas Tlaxcala, a la CODUC, organización que usa a los campesinos para allegarse de cuantiosos recursos económicos vía programas federales, también está en riesgo de perder su registro, pero ojo, el PEST y el PES, son lo mismo.

La Coduc tiene a su delegado en el PES como dirigente local, un sujeto de nombre Alejandro Martínez, que escandalizó Tlaxcala, al golpear junto con sus hijos al aspirante a la candidatura a la alcaldía capitalina tlaxcalteca, Ernesto Bernal Salazar, quien no quiso declararse gay, para acceder a la candidatura por presunta equidad de género.

Pero el tema no para allí, para nada, el PEST a duras penas alcanzó el 0.4% del porcentaje de votación y el PES, sólo el 1.9% al cierre del PREP del ITE que llevaba contabilizadas el 80% de las casillas electorales instaladas el 6 de junio para la elección.

¿Lo que todo mundo se pregunta es el por qué utilizaron ambos institutos políticos como carne de cañón a sus candidatos?

Y como ya lo decía al principio de este documento, todos los partidos políticos salen a campaña con sus mejores perfiles para conquistar al electorado, ganar elecciones y mantener su estatus quo mediante los votos obtenidos en las urnas y mejorar los ingresos que les llegan vía prerrogativas que por Ley les corresponden.

¿Entonces por qué el PEST y el PES hicieron lo contrario contra toda lógica?

A nivel nacional, se entiende que para Hugo Eric Flores Cervantes  y el PES, es más fácil actuar como servidor de la nación con un discurso moralista, pero a la usanza del propio presidente, hace lo contrario, pero con alegatos que literalmente se burlan de la palabra del Creador.

Por cierto que en la Biblia, dice que nadie se burla de Dios ¿Eh?.

Pues bueno, ya les decía que estos partidos cuatroteros, lo único que vinieron a hacer en esta elección del 6 de junio, fue venir a trabajar para hacer ganar a la gobernadora electa, a cabio de algunas participaciones, espacios y contratos en su gobierno. Además, ¿Para qué más servirían esos partidos y sus dirigentes, si no es para hacer negocios a costillas del erario público?

Sin temor a equivocarme, y que sirva de alerta para todo Tlaxcala, guardemos los índices de seguridad presentes en nuestro estado y si gustan, váyanse para atrás unos 10 años, porque esos índices serán la referencia de la crisis que se avecina en Tlaxcala, porque hasta entre malandros, amor con amor se paga.

Evitemos ser aspiracioncitas, como dice el Presidente, porque la consecuencia lógica, es que seremos neoliberales o conservadores según su propia definición que es adoptada por cada uno de sus seguidores.

Es más, eviten leer a los periodistas independientes, porque sólo les traeremos noticias y comentarios editoriales, críticas, artículos y columnas que les harán enojar al informarles de la realidad que pesa sobre nuestra economía y las condiciones sociales y políticas.

El México moderno de hoy, es una muestra clara de cómo el Estado puede ser vertical e imperial. Tlaxcala va hacia el mismo despeñadero en el que está sumido el país, y si no me creen, les prometo que sí me van a recordar. 

Comentarios