¡Imperdible! El Mundo Prehispánico para Gente con Prisa de @Cuauhtemoc_1521, #Opinión #SinReservas @AlexGomezMX

Por: Alex Gómez 

 

Un libro que no puede faltar en tu biblioteca, tanto física como virtual, es sin duda este, de Enrique Ortíz, que, con una prosa recubierta de novela histórica, nos detalla de manera envolvente la atmósfera de aquella época en la que nos ofrenda su muy particular percepción histórica de la gran Tenochtitlán.

 

El Autor: Enrique Ortiz

EL libro nos narra varios pasajes y sitios en los que se desarrolla un testimonial impersonal de gran visión pragmática contextual de las jerarquías sociales, que incluso nos hacen rememorar los momentos en los que los nahuas asistían al espacio sagrado del tianquiztli, tianguis, mercado, pues, que, en el documento, nos explora el de Tlatelolco, uno de los más importantes de Mesoamérica y fundamental para el funcionamiento de la gran Tenochtitlán.

 

 

Sin querer aparentar algo que no soy evidentemente, mi comentario sobre esta gran obra, como muchas que he tenido oportunidad de leer del gran maestro Enrique Ortíz, puedo asegurarles que pocas inversiones son tan rentables como la adquisición de esta obra literaria de gran riqueza cultural.

 

 

 

 

EL Mundo Prehispánico para Gente con Prisa, nos ejemplifica entre las curiosidades (que no dejan de maravillarme) cuánto pagabas por una calabaza (4 semillas de cacao) o bien, por una liebre de buen peso, llegaban a pagar 100 semillas de cacao. Antes el dinero sí se daba en los árboles. Aunque no era la única moneda.

¿Imaginas los aguacates de aquella época? Ehhhhh, ¡Son igualitos a los de hoy en día!, pero vamos, los alimentos mesoamericanos para el mundo marcaron una gran diferencia que influye hasta las comidas internacionales que disfrutamos todos, como la salsa de tomate rojo (jitomate) con la que se preparan las pastas italianas, que tienen su origen precolombino y que por supuesto, son una joya gastronómica que la gran mayoría amamos.